Edhasa

Realizar una búsqueda avanzada +

Cuadernos japoneses

Japón se había convertido para mí en el cofre de los deseos y, sobre todo, en un paraíso para los artistas. Embriagado por las viejas estampas japonesas, me adentré en aquel mundo de símbolos aparentemente sencillos que ocultaba una sabiduría misteriosa. Me había convencido a mí mismo, y a mis editores, de que en otra vida yo había sido japonés. Ellos, ceremoniosos, me habían acogido con una reverencia: «Nosotros, japoneses, estamos felices de trabajar con usted, que a su vez, en otra vida, ha sido japonés.» Adoraba a aquellas personas irónicas y sencillas pero entregadas a su trabajo con un rigor disimulado bajo dulces gestos melancólicos. Me entristecía la belleza antigua de tal o cual casa de madera y papel de arroz que divisaba de tanto en tanto por mi barrio. Evocaba un pasado muy remoto.

Del mismo autor

  • Cuadernos japoneses
  • Cuadernos rusos

De la misma colección

  • La vida es buena si no te rindes
  • Náufragos
  • Oscuridades programadas
  • Vincent
  • Un policía en la luna
  • Dibujos secuenciales
  • Alack Sinner
  • Jane, el zorro & yo
  • El piano oriental
  • Cuadernos japoneses
  • El árabe del futuro 2
  • Aquí
  • Chucrut
  • Cuando no sabes qué decir
  • Alicia en Sussex
  • Asterios Polyp
  • Billie Holiday
  • El árabe del futuro
  • Manabé Shima
  • Logicómix

  • Animales fantásticos y dónde encontrarlos
  • El único recuerdo de Flora Banks
  • Estimado doctor Freud
  • Harry Potter y el prisionero de Azkaban
  • Harry Potter y la orden del Fénix
  • La vida es buena si no te rindes
  • Manual para demoler progresistas
  • Libro de buen amor
  • Frankenstein o El moderno Prometeo
  • El alcalde de Zalamea
  • El pensamiento económico del Che
  • Ciego en Gaza
  • Una palabra tuya
  • Los que susurran
  • El líder y la masa
  • Relatos de diez mundos