Edhasa

Realizar una búsqueda avanzada +

El principito

Acuarelas

Viví así, solo, sin nadie con quien hablar verdaderamente, hasta que tuve una avería en el desierto del Sahara, hace seis años. Algo se había roto en mi motor. Y como no tenía conmigo ni mecánico ni pasajeros, me dispuse a realizar, solo, una reparación difícil. Era, para mí, cuestión de vida o muerte. Tenía agua apenas para ocho días.

La primera noche dormí sobre la arena a mil millas de toda tierra habitada. Estaba más aislado que un náufrago sobre una balsa en medio del océano. Imaginaos, pues, mi sorpresa cuando, al romper el día, me despertó una extraña vocecita que decía:
—Por favor..., ¡dibújame un cordero!

Del mismo autor

  • El principito
  • El principito
  • El Principito. Dibújame un cordero
  • El Principito
  • El principito

De la misma colección

  • El principito
  • El Principito

  • El abanico de seda
  • Un nido de víboras
  • Bajo el árbol de los toraya
  • Domingo
  • Tabú
  • Volver a casa
  • Utopía para realistas
  • La tristeza de los ángeles
  • El corazón del hombre
  • Animales fantásticos y donde encontrarlos
  • Quidditch a través de los tiempos
  • Los cuentos de Beedle el bardo
  • Atardecer
  • Sol de mayo
  • El juego de la luz
  • El lagarto negro

  • El abanico de seda
  • Un nido de víboras
  • Bajo el árbol de los toraya
  • Domingo
  • Tabú
  • Volver a casa
  • Utopía para realistas
  • La tristeza de los ángeles
  • El corazón del hombre
  • Animales fantásticos y donde encontrarlos
  • Quidditch a través de los tiempos
  • Los cuentos de Beedle el bardo
  • Atardecer
  • Sol de mayo
  • El juego de la luz
  • El lagarto negro