Edhasa

Realizar una búsqueda avanzada +

  • Descripción de la imagen 1

Roudinesco: "La psiquiatría se ha vuelto completamente biologica"

  • Periodista: Pablo Chacón
  • Publicada en: Télam,

El primero de los libros, publicado por la casa Edhasa, y el segundo, por el Fondo de Cultura Económica, insisten en recordar a Lacan como una suerte de héroe intelectual moderno, y en criticar algunas medidas tomadas por sus herederos.
 
La participación de Badiou no es marginal pero está centrada en cuestiones más teóricas que de actualidad.
 
Roudinesco nació en París en 1944; es investigadora en la Universidad de Paris VII Denis Diderot; es hija de la psicoanalista Jenny Aubry; hizo cursos con Michel de Certeau, Michel Foucault y Gilles Deleuze. Entre 1969 y 1981 fue miembro de la Escuela Freudiana de París, fundada por Jacques Lacan.

Escribió, entre otros libros, Lacan. Esbozo de una vida, ¿Por qué el psicoanálisis?, La familia en desorden, Pensar la locura, El paciente, el terapeuta y el estado, Nuestro lado oscuro y A vueltas con la cuestión judía

Este es el diálogo que tuvo con Télam desde París.
 
- T: La fecha de salida de su libro de conversaciones con Badiou, ¿estuvo pensada por algún episodio del universo psi en particular? Si es así, ¿podría extenderse al respecto?
 
- R:  No, no es así, este libro no tiene ninguna relación con una actualidad psicoanalítica en particular.
 
- T: ¿Cuál es su opinión acerca de las restricciones en su país (también en la Argentina) para que los psicoanalistas traten determinadas "patologías" como el autismo, las toxicomanías, etcétera? ¿Cómo es posible que un presidente socialista haya firmado la prohibición del tratamiento psicoanalítico?

"La psiquiatría se ha vuelto completamente biológica y "comportamen- talista" en todo el planeta. Ya no es una disciplina portadora del psicoanálisis. Hoy en día la gran mayoría de los psicoanalistas son psicólogos.

- R: El presidente de la República (François Hollande) nunca interviene en ese tipo de debate científico. En realidad, no existe una ley, a pesar de la propuesta de prohibición del psicoanálisis para el tratamiento del autismo que propuso el diputado de derecha Daniel Fasquelle. Pero es cierto que la psiquiatría se ha vuelto completamente biológica y "comportamentalista" en todo el planeta. Ya no es una disciplina portadora del psicoanálisis. Hoy en día la gran mayoría de los psicoanalistas son psicólogos.
 
- T: Al respecto, ¿no resulta imprescindible la unidad del arco psicoanalítico contra este ataque no solo de los laboratorios y de ese positivismo aggiornado sino también de personajes muy críticos a la figura de Freud como Michel Onfray? En cualquier caso, ¿por qué esa unidad táctica no es posible?
 
- R: ¡A mí me hace esa pregunta cuando precisamente publiqué un libro colectivo en contra de Onfray que fue traducido en la Argentina (¿Por qué tanto odio?)! No hubo ninguna unidad táctica del arco psicoanalítico francés, ya que hoy en día los psicoanalistas participan cada vez menos del debate intelectual, prefieren permanecer "neutrales". Sin embargo, muchos psicoanalistas independientes intervinieron con valentía escribiendo columnas o textos colectivos en diversos medios de comunicación.
 
- T: El psicoanálisis, ¿corre el riesgo de perder su filo cortante —su poder subversivo— en la medida que el avance científico-técnico, la genética, la privatización de la salud, compongan procedimientos biopolíticos que aplasten la pregunta del sujeto por su finitud, su deseo?
 
- R: En absoluto. De hecho, eso es algo que decimos en el libro. Pienso que no hay que dejar solos a los psicoanalistas para defender el psicoanálisis.
 
- T: En el libro, usted hace hincapié en cuestiones de organización e institucionales, no solamente, pero le deja a Badiou el recuerdo de los sixties y sus figuras, Lacan Foucault, Althusser, Barthes, Lévi-Strauss, etcétera. ¿Por qué se repartieron los temas de esa manera?
 
- R: No tuve esta impresión. Cada uno habla de su relación con Lacan y con los pensadores de los 60, de los cuales somos herederos. No dividimos nada. Simplemente dialogamos.
 
- T: Finalmente, ¿cree usted posible una disolución del psicoanálisis en una suerte de ecumenismo psicoterapéutico que destruya el legado de Lacan? ¿Cómo piensa que al respecto se están manejando sus herederos clásicos?
 
- R: No me parece que obras como las Freud o Lacan puedan disolverse. Pero sí es cierto que hoy día los psicoanalistas son más psicoterapeutas o clínicos que renovadores de su disciplina. Esto se debe a un cambio de paradigma. Se han convertido en sanitaristas más que en intelectuales. Al final del libro llamamos a todos los psicoanalistas a que se despierten y no se queden en la clínica reproduciendo siempre la misma cosa. Me gusta la idea de que para ser fiel a una herencia hay que serle infiel.