Edhasa

Realizar una búsqueda avanzada +

  • Descripción de la imagen 1

Larga historia de la lucha por el aborto legal

  • Periodista:
  • Publicada en: Clarín,

Las leyes de salud sexual y procreación responsable, educación sexual integral, matrimonio igualitario e identidad de género son sólo algunos ejemplos de un cambio sociocultural y años de lucha. Sin embargo, en relación al aborto sigue vigente lo que estableció el Código Penal a principios de los años 20: ilegal y sólo no punible en dos casos específicos . El reciente fallo de la Corte Suprema es un paso significativo en el camino por la despenalización aunque debe ser el Poder Legislativo el que trate el tema con urgencia.

Las voces en contra son muchas y provienen de diferentes espacios. El aborto clandestino no es sólo una violación a los derechos de las mujeres: es un gran negocio y un modo contundente de controlar el orden social .

Para mantener la cuestión a raya, hoy en día a las referencias bíblicas y las imágenes intrauterinas, se agregan citas de tratados internacionales sobre derechos humanos y argumentos de la bioética.

Lo original de la cruzada local es la apelación a la historia reciente.

Representantes de la jerarquía católica y organizaciones civiles autodenominadas “pro-vida” comparan el aborto con los delitos cometidos por la última dictadura militar, considerándolo un crimen de lesa humanidad que el Estado debe evitar y juzgar como lo hace con los represores. Cabe recordar que durante el terrorismo de Estado, la jerarquía de la Iglesia católica osciló entre el silencio y el apoyo explícito al gobierno. En lugar de ocuparse de las denuncias que les llegaban diariamente, varios de sus representantes comenzaron una campaña en contra del aborto en varios medios de prensa.

También los derechos reproductivos son vinculados con las políticas neomalthusianas y los proyectos de dominación del “imperialismo”. Cuando en la segunda posguerra el crecimiento de la población mundial se transformó en una amenaza para el capitalismo, la planificación familiar se planteó como una solución.

Así los modernos dispositivos intrauterinos, la anticoncepción quirúrgica y la píldora anticonceptiva vinieron a insertarse en un complejo escenario mundial en el que confluían los objetivos demográficos de los estados y las necesidades y demandas de muchas mujeres que querían controlar su fecundidad de modo autónomo y eficaz.

No pueden negarse las presiones para reducir el tamaño de la población en América Latina pero éstas no aplicaban a la Argentina y su sostenida caída de la natalidad. Por el contrario, entre 1960 y 1980, el miedo a ser un “país vacío” en un mundo sobrepoblado hizo que a través del estímulo y de la coerción, el acceso a la información y medios anticonceptivos fuera azaroso, restringido y hasta prohibido.

Por eso, equiparar el derecho al aborto con los delitos cometidos por la dictadura y el insertarlo en un plan de dominación extranjera es falso e irresponsable . Sin duda siempre debemos revisar el pasado, pero a partir de relatos construidos desde el rigor científico y mirando hacia adelante, desde un presente que nos muestra oportunidades de grandes cambios.

*Autora de “La revolución de la píldora. Sexualidad y política en la Argentina de los sesenta”, Bs. As., Edhasa, 2012.